Que no te espante manejar un estándar

21 / 06 / 18

 

Para las personas que tienen en mente comprarse un auto, la pregunta de si deben adquirir uno con transmisión automática o estándar siempre está presente.

Muchas personas tienen piensan que los automáticos son más fáciles de manejar, esto implica una concepción errónea y hace que los conductores no se preocupen por sus habilidades tras el volante y depositen su confianza en sólo girar el volante, acelerar y frenar.

Manejar un auto representa una responsabilidad de cuidado, tanto para el mismo usuario como para las personas que están alrededor. Desgraciadamente en México no existen verdaderos controles para designar licencias de manejo, donde el conductor debe demostrar que tiene el control del auto y el conocimiento del Reglamento de Tránsito, lo que deriva en que un gran número de personas salgan a la calle sin la habilidad para circular.

Con base en el punto anterior es donde sale ganando aparentemente un auto con transmisión automática. El usuario se olvida de hacer los cambios de velocidad, y de usar su segundo pie para accionar el embrague.

En este momento hay que aclarar que la tecnología y desarrollo que han tenido los autos en las últimas décadas tienen el propósito de ofrecer un producto más funcional, bonito y, sobre todo seguro, ya sea estándar o automático, la diferencia radica es la persona que está detrás del volante y su concepción de las responsabilidades cuando conduce.

Enseguida te hablaremos de algunas ventajas y desventajas de ambas versiones, pero la idea es que cualquiera que sea tu decisión de compra debes tener en cuenta que el control y seguridad está en tus manos.

 

Ventajas:

Automático: más cómodo para conducir, no corres el riesgo que se te apague si cometes un error con el embrague y en las grandes ciudades con tránsito intenso el usuario sufre de menos fatiga.

Estándar: tienes más dominio del auto en cuanto velocidad y tracción esto se refleja en la maniobrabilidad, la habilidad también se incrementa y si vas en carretera los rebases son más seguros y te mantiene más alerta en tramos largos.

Desventajas:

Automático: tienen más desgaste en la parte de los frenos tanto en discos como balatas. Si por cualquier motivo se te apaga, movilizarlo es muy complicado, el clásico “empujón” no aplica en ellos.

Estándar: si no tiene un dominio puedes gastar más gasolina de la necesaria al aplicar acelerones al tratar de ponerlo en marcha. Se vuelve muy cansado manejar velocidades con tránsito intenso, puede provocar incluso aumento de estrés.

Al final tú decides qué tipo de auto se acopla a tus necesidades, solo recuerda que deben aumentar tus habilidades como conductor y te invitamos a que asistas a los cursos que GNP® Driving School ofrece. Si tienes miedo a conducir un estándar se te quitará al descubrir que tienes el control de todo lo que pasa en el auto.

 

Fuente:

Staff GNP® Driving School

Socios